¿Eres consciente del insostenible desarrollo de nuestra sociedad actual? ¿Y de cómo nuestros demandantes estilos de vida están impactando el planeta? ¿De la pobreza extrema, la desigualdad, la injusticia, la escasez y contaminación de recursos, la degradación del medio ambiente y el cambio climático?

¿Te gustaría hacer algo, pero no sabes por dónde partir?

A continuación, te damos algunas ideas para empoderarte en este urgente camino de transición hacia sociedades más sustentables. Aunque puedan parecer pequeños cambios, si todos comenzamos a incorporarlos en nuestras rutinas diarias, los impactos pueden ser enormes y muy significativos ¡No lo dudes!

¡Sé parte del cambio ya, infórmate, toma decisiones conscientes, involúcrate y comienza hoy tu camino a la transición!

 

Cosas que puedes hacer desde tu sofá

  • Ahorra electricidad desconectando por completo electrodomésticos, computadores, etcétera, cuando no los estés utilizando.
  • Deja de recibir estados de cuenta o correos en papel si los puedes recibir y tramitar online. Ahorra papel y estarás evitando la destrucción de los bosques.
  • ¡No imprimas si no es necesario por favor!
  • Sigue en las redes sociales iniciativas o personas que busquen aportan y generar un cambio positivo en nuestras sociedades. Mantente informado, comparte sus publicaciones e involúcrate en sus causas con sentido.
  • ¡Haz escuchar tu voz! Únete a las campañas online que buscan ejercer presión sobre las autoridades locales y nacionales para que participen en iniciativas de índole social o ecológica.
  • Apaga las luces que no estás utilizando, y las que sí apágalas también de vez en cuando. ¡Descubre lo agradable que es comer, conversar, descansar o simplemente estar a la luz de las velas!
  • Denuncia cualquier forma de acoso en línea o redes sociales.
  • Lee, mira televisión y escucha radio en busca de información constructiva y consentido.
  • Medita de vez en cuando y ejercita el pensamiento positivo.

 

Cosas que puedes hacer en casa:

  • Recicla, recicla, recicla. ¡Recicla papel, cartones, plástico, vidrios, latas, aluminio, etcétera. No podemos seguir contaminando y llenando vertederos.
  • Nunca botes ni pierdas alimentos. ¡Congela aquello que no vas a alcanzar a comer y si no te pudiste comer todo lo que cocinaste compóstalo!
  • Arma un buen sistema de compostaje de tus residuos orgánicos. Compost de pila, lombri-composteras o sistemas bokashi son algunas alternativas. Al compostar dejas de botar residuos y además reciclas los mejores nutrientes para tu jardín.
  • Construye una huerta en tu jardín. Al cultivar tus propias frutas, verduras y hierbas no sólo obtienes alimentos saludables, también puedes elaborar medicamentos y cosméticos sin químicos.
  • ¡Ahorra toda el agua y energía que puedas siempre!
  • Lava la ropa cuando sea realmente necesario, utiliza la carga completa de la lavadora y seca la ropa (o tu pelo) al aire libre.
  • Dúchate rápido y evita baños de tina.
  • Si puedes, instala un sistema eficiente de reciclaje del agua del baño y cocina. Estarás reutilizando recursos escasos y a la vez ahorras en tu cuenta de agua.
  • Diseña tu jardín para ser eficiente en el uso del agua, planta especies que tengan bajos requerimientos de agua, incorpora materia orgánica en tus suelos, utiliza mulch, instala sistemas de riego por goteo, etcétera.
  • Si puedes, instala paneles solares en tu hogar. Utiliza energía limpia y reduce tu cuenta de electricidad.
  • Aísla puertas y ventanas para aumentar la eficiencia energética en tu casa.
  • Si tienes el espacio cómprate una cocina solar: ahorrarás energía y comerás saludable.
  • Ahorra energía sustituyendo tus electrodomésticos viejos y ampolletas por modelos que sean energéticamente más eficientes.
  • Si utilizas lavavajillas, no enjuagues los platos antes de meterlos en la máquina.
  • Usa tu horno eficientemente y evita precalentarlo mucho tiempo antes innecesariamente.
  • Intenta arreglar y reutilizar todo aquello que esté defectuoso o viejo (por ejemplo zapatos, ropa, muebles, etcétera).
  • Utiliza pañales de tela, pañales desechables o ecológicos para tus hijos.

 

Cosas que puedes hacer fuera de casa:

  • Compra sólo en empresas que sepas que aplican prácticas sociales y ecológicas sustentables en sus procesos (revisa nuestra red de sustentabilidad para datos).
  • Compra de forma local y estacional (si tienes la opción, compra aquellos alimentos de origen orgánico o biodinámico). Contribuirás a la economía local y a la vez reducirás el impacto ambiental que conlleva traer productos que están fuera de temporada o que vienen desde lugares más remotos.
  • Sé consciente al momento de comprar. Al comprar aquello que está por vencer o que no siempre tiene un aspecto tan uniforme estarás ayudando a evitar que esa comida termine en los basureros. No compres de más y no te dejes llevar por el marketing de lo innecesario.
  • Olvídate de las bolsas plásticas. Usa bolsas reutilizables, cajas, canastos u otras formas creativas para llevar tus compras o empaquetar tus residuos.
  • Compra productos que estén mínimamente empaquetados y no compres nada que venga en envases que no se pueden reciclar.
  • Intenta comprar cada vez menos alimentos de origen animal. Su producción utiliza una gran cantidad de recursos básicos (agua, tierras, alimentos y energía) y posee un elevado impacto ambiental. Esto sin mencionar el maltrato animal.
  • Si aun así necesitas consumir alimentos de origen animal, asegúrate de comprarlos a productores locales y sostenibles.
  • Elige transportarte de forma más ecológica: caminando, en bicicleta, en autos eléctricos o en transporte público.
  • Mientras haces esta transición asegúrate de que tu auto (si tienes) esté en buen estado y que no emita gases tóxicos al ambiente. Y si lo vas a usar comparte el viaje con alguien que lo necesite, así estarás ahorrando combustible y contaminando menos.
  • Evita viajar en avión.
  • En época de vacaciones, apoya el turismo local, rural y sostenible. Infórmate al respecto.
  • Lleva siempre contigo tu botella de agua y tu taza de café reutilizable.
  • Dí no a las botellas plásticas, vasos desechables, bombillas plásticas, etcétera. Dí no a todo aquello que va a terminar flotando en nuestros océanos.
  • ¡Reutiliza, recicla y reduce! Por ejemplo, al comprar productos de segunda mano, al dejar de comprar cosas que no necesitas y al donar todo aquello que no utilizas.
  • En época de votaciones usa tu derecho para elegir líderes que contribuyan a las causas sociales y ecológicas de nuestros tiempos.

 

Siempre

  • Siempre que puedas levanta tu voz y actúa frente a la desigualdad, la discriminación, la pobreza, el abuso, la injusticia, el maltrato, así también como frente a la contaminación y la degradación de nuestro ambiente.
  • Mantente siempre informado e involúcrate activamente en las causas sociales y ambientales que afectan tu entorno.
  • Cambia tu estilo de vida y reduce tu huella ecológica ¡YA!
  • Aléjate del egoísmo y del consumismo. Actúa siempre con generosidad, empatía, respecto y amor por quienes te rodean.
  • Aspira a trabajar en causas sociales o ecológicas con sentido. No te conformes con cualquier empleo.
  • ¡No te pongas muy cómodo! e inicia tu camino de transición hacia una sociedad más sustentable ¡HOY!

(revisar este link para mas información, http://www.un.org/sustainabledevelopment/takeaction/)

 

María Paz Bernaschina O.

Co-fundadora Fundación por la Permacultura

porlapermacultura@gmail.com

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *